La Plataforma Campiña Sur realiza una multitudinaria concentración en Montilla reclamando a la Junta una «mayor apuesta por la sanidad pública»

La Avenida de Andalucía de Montilla acogió ayer una multitudinaria concentración convocada por la Plataforma Campiña Sur en Defensa de los Hospitales de Montilla y Puente Genil para protestar contra el cierre de los centros de Salud por las tardes y por la reducción de camas en los hospitales.

A su vez, la concentración, que se desarrolló a las puertas del Centro de Salud y que reunió a integrantes de las distintas plataformas ciudadanas en defensa de la sanidad pública procedentes de municipios como Aguilar de la Frontera, Cabra, Doña Mencía, Fernán Núñez, Montalbán, Montemayor o Puente Genil, expresó el rechazo al cierre de quirófanos y al despido de profesionales sanitarios.

La movilización también contó con la presencia del alcalde de Montilla, Rafael Llamas, junto a la teniente de alcalde de Presidencia, Igualdad, Régimen Interior y Modelo de Ciudad, Lidia Bujalance; la teniente de alcalde de Infraestructuras y Medio Ambiente, Raquel Casado y la concejala de Cultura, Soledad Raya.

José Antonio Bellido Gómez, portavoz de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública y el Hospital de Montilla, defendió la necesidad de seguir denunciando el «grave deterioro que está sufriendo nuestra sanidad pública» a instancias de la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía, desde que gobierna Juan Manuel Moreno Bonilla.

Bellido se refirió a la huelga convocada a finales de junio por las organizaciones sindicales CCOO, SATSE, CSIF y UGT en todos los centros del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la provincia de Córdoba, en la que se pusieron de manifiesto «todos los abusos que se estaban produciendo en nuestros hospitales y centros de Salud».

Para el portavoz de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública y el Hospital de Montilla, la Junta de Andalucía, «con su presidente y su consejera de Salud a la cabeza», han hecho «oídos sordos» y «vuelven a la carga con nuevos recortes» que, en su opinión, van a afectar a la calidad asistencial.

José Antonio Bellido denunció que «los recortes están afectando a todo el personal sanitario», que «ya está saturado con una sobrecarga de trabajo tremenda», pero también a todos los ciudadanos, «que están sufriendo esperas en todos los servicios que se prestan en nuestros centros sanitarios y que, sin duda, van a repercutir en su salud».

Respecto a la reducción de camas de hospitalización, Manuel Díaz, delegado del Sindicato de Enfermería SATSE en el Hospital de Montilla, denunció que el SAS pondrá el cartel de “no disponible” en un total de 250 camas, de las 1.698 existentes en la provincia, lo que supone cerrar un 15 por ciento de la capacidad de hospitalización. A modo de ejemplo, SATSE indica que «sería el equivalente a cerrar el Hospital Infanta Margarita de Cabra», el segundo por tamaño en la provincia.

En concreto, según el Sindicato de Enfermería SATSE, el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla ha decidido cerrar 198 camas en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba; 32 en el Hospital Infanta Margarita de Cabra; 15 en el Hospital de Pozoblanco y cuatro en el Hospital de Montilla.

Respecto a los cierres de quirófanos, siempre según los datos ofrecidos por la organización sindical, serán diez los que cierre el SAS en la provincia: cuatro de ellos en Reina Sofía, dos en Cabra, otros dos en Puente Genil, uno en Pozoblanco y otro en Peñarroya-Pueblonuevo.

SATSE ha alertado, igualmente, del «bajón en el rendimiento» de aquellos centros hospitalarios como el de Montilla que «aún no cerrándose, dejan de utilizarse por las tardes». A juicio del Sindicato de Enfermería, «todo ello supone una pérdida de más de 6.000 horas de actividad quirúrgica», por lo que se dejarán de resolver un total de 3.000 procesos «que pasarán a engrosar las ya de por sí largas listas de espera».

Las consultas externas y los servicios diagnósticos también sufrirán recortes, según ha denunciado SATSE, con una disminución de actividad cifrada en un 40 por ciento, lo que a juicio de la organización «tampoco ayuda a agilizar la resolución de los problemas de salud de la población, sino todo lo contrario: se incrementará el tiempo de espera para estas consultas».

El Sindicato de Enfermería califica de «nefasta» la gestión llevada a cabo por el Gobierno del Partido Popular (PP) al frente de la Junta de Andalucía, ya que, para SATSE, «se basa en una política de recortes en la asistencia, como el despido de los 5.000 profesionales el pasado 31 de mayo, el cierre de camas, quirófanos y consultas, así como la reducción horaria en los centros de Salud», medidas de recortes que, para SATSE, tendrá «graves consecuencias» para los usuarios del sistema sanitario público.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas