La otra (des)memoria (I)

Diego Igeño

La expulsión de menores marroquíes por un gobierno progresista me ha hecho pensar que la pérdida de la memoria es un mal extendido en demasiados sectores de nuestro país, incluso en algunos de los que se consideran “avanzados”. Y no me refiero solamente a la memoria histórica y/o democrática. Por una vez me van a permitir que rompa mi guion habitual y me refiera a otra memoria olvidada (valga el oxímoron): la que nos habla de que durante buena parte del siglo XX España fue un país de emigrantes. Gentes de las zonas más deprimidas, entre ellas nuestra pisoteada tierra andaluza, pero también Galicia o Extremadura, hubieron de hacer las maletas para “buscarse las habichuelas” allende las fronteras de su patria chica. En unas ocasiones a territorios nacionales más desarrollados, generalmente Madrid o Cataluña, aunque también el País Vasco, Levante y Baleares. En otras, al extranjero: Alemania, Suiza, Francia, Bélgica, etc. Nuestra flaca e interesada (des)memoria ha hecho que hoy, instalados en un falso bienestar en esta inestable sociedad de la opulencia en la que, sin duda, somos cola de león en el contexto internacional, hayamos olvidado que cientos de miles de nuestros compatriotas hicieron el hatillo en busca de un mejor futuro (como ahora hacen tantos de los que entran en España) y para mandar sus menguados ahorros a sus familias.

Aguilar fue un pueblo que padeció la emigración como tantos otros, sobre todo a partir de los sesenta. El pico histórico poblacional de algo más de 16.000 habitantes bajó a alrededor de 12.000 en apenas una década. Todas, absolutamente todas, las familias aguilarenses tenemos (o tuvimos) algún emigrante en casa. En mi caso concreto, la rama completa de mi madre, incluidos sus padres, partieron en las primeras oleadas a Cataluña a finales de los años cuarenta y primeros cincuenta. Por ello, la mayor parte de mis primos hermanos y todos sus descendientes son catalanes. A pesar de ello, contamos en el pueblo con algunos cachorros de Vox y otros muchos sin filiación política confesa -pero mentalidad claramente reaccionaria- que lucen con orgullo actitudes racistas y xenófobas. Para que conozcan un capítulo más de nuestro rico pasado, queremos iniciar una serie en la que presentemos a los protagonistas de esa emigración con sus nombres y apellidos. Muchos acabaron echando raíces en sus nuevos destinos; otros, por el contrario, terminaron por regresar a su hogar natal. Estoy seguro de que todos aprenderemos con sus testimonios. Porque, ¿para qué, como decía Alain Resnais en Hiroshima monamour, negar la evidente necesidad de la memoria?

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

A gobernarrrrrrrrrrr

Martirio. Pedro Sánchez está que se sale. Desde que se tomó unos días para meditar las cosas que le turbaban y le hacían pensar en dejarnos huérfanos y a la

El último descendiente

Antonio Cabello Paniagua hijo de Antonio Cabello Almeda es el único hijo que queda con vida de los familiares directos de las víctimas de la guerra civil y la dictadura

Telenovela Eclesial

Martirio Llevamos ya días con un culebrón protagonizado por unas monjas de clausura, un falso obispo, un obispo verdadero, una falsa Iglesia (llamada secta porque a las Iglesias que no

La sincerebritis

Diego Igeño Conforme voy descendiendo la cuesta de la vida, he apreciado que ha surgido a mi alrededor una patología que crece de manera exponencial: la sincerebritis. Consultado un diccionario